PELIGRO EN LA CUENCA DEL RIO ICA

Posted in Uncategorized with tags , , , on April 16, 2012 by Parrhesia

Agua, Agua, Agua, De Dónde Agua, Adónde Agua…

Noël Pallais Checa, PhD

LAGUNA PARIANACOCHA

LAGUNA PARIANACOCHA
Situada en la cabecera de la cuenca del río Ica

El impresionante desarrollo agrícola en la costa del Perú se basa en la limitada cantidad de agua proveniente de las cuencas andinas que fluyen hacia el Océano Pacífico. El crecimiento de cultivos de exportación en el valle de Ica ha sido ejemplar; y su más clara evidencia es el empleo total que hoy existe en la capital de Ica. Pero la sostenibilidad de este admirable éxito económico está ad portas de colapsar por la sobre explotación del agua disponible en la cuenca del río Ica. Los síntomas del advenimiento de un desastre ambiental y social en Ica se evidencian con el descenso dramático de hasta 10 m del nivel freático del acuífero durante la última década, y con el notable aumento de la salinización del acuífero durante el último quinquenio.

En la última década la carencia de agua para riego en el valle del río Ica ha llegado a niveles críticos. Pero esto no se debe a la reducción de la oferta de  agua en la cuenca del río Ica, como se pretende señalar. Al contrario, durante los últimos quince años ha llovido un poco más que en los quince años anteriores en las tres eco-regiones que alimentan de agua de lluvia la cuenca del rio Ica: Puna (>4000 msnm) con 584 Km2, Suni (3000-4000 msnm) con 395 Km2, Quechua (2000-3000 msnm) con 611 Km2. Debido al aumento en la deforestación, sin embargo, una mayor parte de las lluvias no logran infiltrarse en el suelo y se pierden en el mar.

En la Puna (SENHAMI-Túnel Cero) de la cuenca del rio Ica se genera un “promedio” (1962-2005) anual de 485 MMC (millones de metros cúbicos) de
agua de lluvia (min/max: 310/800 MMC). También suele llover (1963 2010) casi 150 MMC (0.6/406 MMC) en la región Suni (SENHAMI-Tambo) de la cuenca del río Ica, y un poco más de 130 MMC (0/533 MMC) en la región Quechua (SENHAMI-Chocorvos). La suma de los promedios de la oferta de agua propia de la cuenca del río Ica es 765 MMC, sin embargo, la cantidad de agua aprovechable proveniente de las lluvias en las regiones Suni y Quechua es inferior que en la Puna. Esto se debe a la mayor dispersión de los días con lluvia y a la mayor temperatura en estas regiones, lo cual resulta en una mayor evaporación de agua desde la superficie del suelo.

Desde los años cincuenta, la cuenca del río Ica ya era considerada como insuficiente para satisfacer la demanda de agua para riego en el valle. Esto debió haber sido suficiente para obligar a los dirigentes políticos a establecer límites en la expansión de cultivos en el valle de Ica. Fue entonces que comenzó el auge de la construcción de pozos privados en el valle para extraer agua del acuífero. En la actualidad existen 2,129 pozos agrícolas (INRENA 2004) que extraen aproximadamente 50 MMC.

En 1960, para aumentar la oferta hídrica “superficial” en el valle de Ica, el estado peruano inició las operaciones del proyecto Choclococha, en el cual agua captada en la parte de la cuenca alta del río Pampas—en la vertiente del Atlántico— es trasvasada a la cuenca del río Ica. Un promedio de 57 MMC de agua trasvasada del río Pampas logra llegar hasta el valle de Ica.

En 1971, tomando en cuenta los resultados de diez años de agua adicional obtenida de la cuenca del río Pampas—en el “Inventario, Evaluación y Uso Racional de los Recursos de la Costa: Cuenca de Ica”—la Autoridad Nacional del Agua concluye: “Comparando las demandas de agua del valle con las disponibilidades totales, superficiales y subterráneas, se ha determinado la existencia de serios problemas derivados de la variabilidad natural del régimen de descargas del río. El análisis revela que la demanda actual de agua es de 742.22 MMC y que el déficit promedio anual es de 277.56 MMC.” Sin evidentes repercusiones negativas como consecuencia de continuar con el “déficit” mencionado— a pesar de su “alto nivel de precisión”—es lógico explicar por qué entonces nadie tomó en serio está información.

Para dialogar seriamente usando promedios de varias décadas relacionados a parámetros climáticos, el empleo de la precisión es superfluo, esconde que existen épocas de extremos y distrae del tema principal. Peor aún, en este caso existe un error conceptual en la presentación del déficit estimado por ANA. La realidad es que entonces no existía un “déficit” per se en la cuenca del río Ica. Lo que existía, y hoy con mayor intensidad continúa existiendo, es una deficiencia de “agua superficial” para regar los cultivos establecidos. La actual (2010) demanda anual de agua estimada en el valle de Ica por el Ministerio de Energía y Minas (INGEMMET) es 945 MMC. Aquí nuevamente se comete el error conceptual de asumir que se pierde la cantidad de agua que se infiltra en el suelo, sea durante su conducción en canales no revestidos, o por la sobre aplicación de agua en los campos de agricultores.

Nadie duda que el consumo “neto” de agua en el valle de Ica ha aumentado desde 1971. Yo me atrevo a estimar que hoy el consumo neto es aproximadamente 750 MMC. Su mayor componente es el consumo neto estimado por la demanda de 30,000 ha cultivadas en el valle de Ica (aproximadamente 600 MMC). El resto proviene del consumo rural, urbano e industrial de toda la cuenca, además, incluye el consumo neto en las partes medias y altas de la cuenca por ganadería y fauna natural, la evapotranspiración de los cultivos y de la flora natural.

Según mis cálculos, durante la última década se ha estado consumiendo anualmente  en la cuenca del río Ica cerca de 50 MMC más de la oferta sostenible. Lo cual conlleva un efecto aditivo que causa el paulatino descenso del nivel saturado de la cuenca. Ahora bien, un promedio anual de casi 40 MMC de agua se pierde de la cuenca del río Ica inútilmente cuando el río fluye al mar durante la época de lluvias. La proporción del total de agua que produce la cuenca del rio Ica que se pierde al mar en la superficie, ha aumentado debido a la deforestación en las partes altas y medias de la cuenca. De manera que es lógico sugerir la necesidad de emprender un desarrollo forestal estratégico de la cuenca—para reducir la velocidad del flujo de agua durante las épocas de lluvias y aumentar la infiltración de agua en el suelo—y así reducir la cantidad de agua que se pierde en el mar durante las épocas de mayor avenida. Las estrategias para disminuir la escorrentía y aumentar la infiltración de agua en el suelo en las épocas de intensa precipitación pluvial, también son la solución para mitigar la falta de agua en las épocas de poca lluvia.

Para resolver el “déficit neto” de agua en la cuenca del rio Ica realmente se debería comenzar con una evaluación precisa del consumo neto (evapotranspiración) relacionado con el área cultivada en el valle de Ica y la oferta real de agua en la cuenca. Sin embargo, los deseos de aumentar en el valle de Ica la cantidad de agua superficial disponible, exceden la racionalidad y amenazan con incrementar aun más la velocidad de la salinización del acuífero. Por ejemplo, se estima que un 40% del agua que es trasvasada del río Pampas se infiltra en el subsuelo de la cuenca durante su conducción hacia el valle. Y desafortunadamente, según el Ministerio de Energía y Minas (INGEMMET, Boletín No.3, Serie H, 2010), “en la cuenca del río Ica, la infiltración constituye un factor de pérdida muy grande para la escorrentía”. Por ende, hoy existe un proyecto (PROYECTO ESPECIAL TAMBO CCARACOCHA)— formulado por el gobierno de la región de Ica en 2010—cuya inversión bordea los trescientos millones de dólares con los objetivos 1) de construir una presa drenando “20 Km2” en la cabecera de la cuenca—donde se encuentran las lagunas Parionacocha— para almacenar las aguas que son trasvasadas del río Pampas, y 2) construir un canal de cemento de 73 Km que impida la infiltración de agua en el suelo durante su flujo desde Ccaracocha hasta Tambo.

Las aguas de la cuenca que fluyen hacia el mar a través del subsuelo de un acuífero costero son muy importantes porque impiden el ingreso de agua marina al acuífero. Si bien estas aguas no son utilizables para los que riegan con agua superficial, es un grave error que perjudica a los agricultores que dependen del agua en el subsuelo, considerar que estas aguas se pierden inútilmente. La intrusión de agua salada en el acuífero ocurre por la disminución de la presión de agua dulce hacia el mar, como resultado de la reducción del nivel saturado del acuífero en el valle de Ica, y que en varios lugares ya supera los 10 m. La intrusión de agua marina como consecuencia de la sobre explotación del acuífero del valle es la senda segura para que pronto lo ejemplar en Ica sea el desempleo. Existen demasiados ejemplos en el mundo de los efectos devastadores por la incursión de agua marina en el acuífero dulce de la cuenca.

En la actualidad no es permitido construir más pozos en el valle de Ica de los 2,129 pozos existentes (INRENA 2004). Pero esta restricción no es una solución, porque hoy ya se está usando más agua de la que es disponible para asegurar el desarrollo sostenible en el valle. Lo lamentable de no considerar los aspectos integrales de la cuenca, es que si la importancia de recargar el acuífero fuese debidamente considerada, es muy posible que la restricción de extracción de agua del subsuelo pudiese ser reevaluada y sus limites ampliados. Las medidas necesarias para corregir el inminente desastre requieren del conocimiento de las prioridades integradas de la cuenca. Además, se requiere de dirigentes políticos con visión y mucho coraje para no dejarse influenciar por grupos con intereses basados principalmente en aumentar, “a toda costa”, el agua de riego superficial en el valle de Ica.

Si las partes altas y medias de la cuenca del río Ica no estuviesen casi totalmente deforestadas, el aumento de la vegetación supondría un aumento del consumo neto de agua de la cuenca. Con lo cual, si bien ayudaría en la recarga del acuífero, también reduciría la cantidad de agua superficial disponible en el valle de Ica. Similares resultados se producirían si los agricultores en las partes medias y altas tuviesen acceso a suficiente agua y tecnología para hacer producir sus terrenos de cultivo disponibles, y poder así salir de la vergonzante pobreza extrema en la que se encuentran. Las paradojas de esta deplorable situación en la que viven estos peruanos, cuya esperanzas de progresar después de la pacificación del terrorismo rural se han visto burladas, deben ser enfrentadas.

PROVINCIA DE HUAYTARA

PROVINCIA DE HUAYTARA
Region SUNI
Distrito de Tambo

En conclusión, la vulnerabilidad de “todos” los habitantes de la cuenca del río Ica es extrema debido a la falta de entendimiento sobre las características integradas de la cuenca. Y a la embriaguez que nos produce el rápido crecimiento económico, y que nos hace olvidar sus consecuencias. Continuar con la errada idea de que las aguas que se infiltran en el suelo se pierden, sería un grave error cuyas consecuencias van a resultar en la destrucción del ejemplar progreso que hoy existe en el valle de Ica. De manera que es de suma importancia tomar acciones valientes y efectivas para detener la alarmante velocidad del descenso en el nivel freático del acuífero en el valle de Ica.

Cinco Mitos Conceptuales del Agua en la Costa del Perú

Posted in Uncategorized with tags , , , , , , , , , , , , on December 18, 2011 by Parrhesia

Noël Pallais Checa, PhD

“A menudo el peor enemigo de la verdad no es la mentira, deliberada, construida y deshonesta, sino el mito, persistente, persuasivo y no realista.”   J. F. Kennedy 

VIDEO DE PRESENTACION EN TUMBES

La historia del agua en el Perú contiene dos impresionantes paradojas: 1) un eficiente y eficaz manejo del agua por los antiguos peruanos, cuya ingeniería ha maravillado al mundo entero, y un vergonzante presente, en el cual hemos colocado al Perú entre los últimos 30 países en los cuales la población padece de escasez de agua, y 2) el Perú está entre los primeros 17 países con más agua dulce disponible en la tierra, sin embargo, el agua dulce accesible para el setenta porciento de los peruanos—que habitan en la costa del Perú—es menos del uno porciento del agua que le corresponde a todos los peruanos.

En la Costa del Perú no llueve y el agua disponible para la agricultura, la industria, la minería y la población, depende principalmente de 53 ríos de flujo irregular desde las partes altas hacia el océano Pacifico; entre los cuales solamente seis ríos fluyen todo el año  (Ej., ríos Tumbes y Chira).

1. Nos estamos quedando sin agua en la Costa del Perú…

Entre los impactos esperados por el aumento en el calentamiento global causado por el hombre, se encuentra la mayor probabilidad de períodos muy lluviosos y de extrema sequía. Ambas situaciones dan como resultado menos agua disponible para las poblaciones de la costa del Perú, esto debido a la mayor colmatación por sedimentación en las represas y a la insuficiencia de agua.

Es razonable asumir que durante los últimos diez mil años, la costa peruana no se ha caracterizado por la abundancia de agua. Los antiguos peruanos que decidieron vivir en la costa, desde hace por lo menos siete mil años, reconocieron que debían adaptarse a estas condiciones y manejar la poca agua disponible con especial cuidado. Hoy que el riesgo climático y la densidad poblacional es mayor, es una obligación ineludible retomar estos cuidados para poder sobrevivir como civilización.

Aceptar a priori que “nos estamos quedando sin agua”, nos obliga a pensar en soluciones simplistas basadas en la búsqueda de más agua. Lo que necesitamos antes es reconocer que debido a nuestra falta de responsabilidad hacia el uso del agua, no hemos aprendido a manejar el recurso que tenemos disponible de una manera eficaz y eficiente. Si no corregimos rápidamente este error fundamental, no vamos a poder adaptarnos a los extremos climáticos que ocurrirán con mayor frecuencia, como consecuencia del aumento de la temperatura global.

2. No tendríamos escasez de agua si no fuera por… [insertar aquí villano favorito]

Todos tenemos a nuestro villano favorito al que consideramos principal culpable de la escasez de agua, que cada vez más a menudo enfrentamos en la costa del Perú. Por ejemplo, los arroceros, los cañeros, el “descontrol” de la natalidad, el abandono y destrucción de los antiguos canales de agua por los españoles durante la conquista, etc. Pero la realidad es que los únicos responsables somos nosotros mismos.

Una característica que nos identifica como los responsables de la falta de respeto y mal manejo de nuestra civilización por el agua, es que no la medimos. Como consecuencia, la desperdiciamos y la contaminamos a nuestro gusto y antojo. Por ejemplo, una gota de agua que cae de una gotera durante 24 horas desperdicia 80 litros de agua, pero nadie lo sabe y eso hace que nadie muestre interés en remediarlo. Necesitamos urgentemente campañas agresivas de publicidad para educar a la población sobre la importancia crucial que existe en el uso racional del agua.

3. Podemos construir (represas y transvases) para solucionar la escasez de agua…

La represa Poechos es un ejemplo de un proyecto imprescindible para la sostenibilidad de la agricultura en la cuenca del rio Chira. Sin la posibilidad de retener y almacenar agua durante las épocas de mayor flujo del río Chira, no se podría sostener un sistema agrícola productivo en el valle. Esto se debe a que la masa de agua del río se ve reducida durante una buena parte del año y hay años en que la escorrentía no es suficiente para cubrir la demanda.

Desafortunadamente, el proyecto Poechos ha sido mal manejado: con el desastroso resultado de su casi 50% de colmatación causada por exceso de sedimentación. La represa fue originalmente diseñada para almacenar 1000 MMC (millones de metros cúbicos), sin embargo, hace unos días la buena noticia “fue que la represa de Poechos contaba con 250 MMC para la siguiente campaña agrícola”. Todas las represas que se construyen en los cauces de los ríos sufren de colmatación, y el problema se intensifica durante las épocas de excesivas lluvias sin la debida protección de la cuenca para reducir la velocidad del flujo de agua. Solamente nos hace falta un buen Niño para que la represa de Poechos se termine de colmatar, y sólo sirva para que un inversionista decida extraer la buena cantidad de oro que deben de contener los sedimentos, y así se termine de contaminar la cuenca con mercurio.

Es de amplio conocimiento que, debido a la falta de planificación y ejecución integral del proyecto Poechos, se obvió la necesidad sine qua non de proteger toda la cuenca. La solución temporal que hoy proponen algunas personas bien intencionadas es aumentar la capacidad del embalse, elevando las paredes de contención. Sin embargo, la única solución sostenible se basa en reducir la colmatación a su mínima expresión con el manejo integral de la cuenca.

La estrategia del gobierno central para aumentar la disponibilidad de agua en la costa peruana se ha basado casi exclusivamente en grandes proyectos de transvase de agua desde cuencas excedentarias, a otras consideradas deficitarias. La construcción de represas y sistemas complementarios de conducción de agua a larga distancia es considerada como la única y urgente solución capaz de satisfacer la demanda de agua necesaria. Y de esta manera, “mantener el crecimiento económico, reducir la pobreza y alimentar a una población en rápido crecimiento”.

Sin embargo, la conclusión de un amplio informe de estudio de casos a nivel mundial—que incluye el caso de Olmos—recientemente formulado por la WWF (Global Freshwater Program), no concuerda con la idoneidad de considerar a los proyectos de transvase entre cuencas como una panacea para solucionar la deficiencia de agua; puesto que, si bien pueden ayudar a resolver problemas de suministro de agua en zonas con déficit, acarrean considerables costos y riesgos ambientales y sociales que afectan tanto a la cuenca que proporciona el agua, como a la cuenca que la recibe. La recomendaciones principales del informe son:

1. Reducir la demanda de agua;

2. Reciclar las aguas residuales;

3. Complementar localmente el suministro de agua; y solo después de esto,

4. Considerar el transvase como la última opción.

Se espera que debido al aumento del calentamiento global causado por el hombre, se va a incrementar la frecuencia de los extremos de exceso y falta de agua. Un enfoque racional para establecer políticas que permitan adaptarnos a estas condiciones de mayor riesgo, requiere la elaboración de soluciones basadas en información técnica, transparente y de amplio conocimiento público. Y si el análisis nos revela que es posible y absolutamente necesario hacer un transvase de gran envergadura que sea sostenible y transparente con relación a su razonable impacto ambiental, es nuestro deber ejecutarlo.

Pero la rapidez con la que se aprueban proyectos de transvase obedece a nuestra facilidad de aceptar mitos acerca de la situación hidrológica de la costa peruana, y a la oportunidad de obtener mega recursos por los promotores. Por ejemplo, en muchos casos existen alternativas de fuentes de agua subterránea que no han sido evaluadas; como en el caso del enorme (5,000 Km2) acuífero confinado que existe en Piura (Zapallal) y que abarca hasta el Norte de Lambayeque. Los costos de inversión por metro cúbico de agua en los proyectos de transvase Olmos y Alto Piura, no han sido comparados con el costo de la alternativa de obtener agua dulce del subsuelo de Piura.

Acuífero ZAPALLAL (José Arce Helberg)

El Proyecto Alto Piura pretende habilitar 18,000 Ha. nuevas de cultivo con agua de riego a un costo de setecientos dos millones de dólares. Sin embargo, suficiente agua de buena calidad para regar 20,000 Ha. se podría obtener del acuífero Zapallal con una inversión más de treinta veces menor. Tal como lo demuestran los estudios de Arce, y los resultados del pozo Ramón en Sechura; con 90 metros de profundidad y flujo artesiano de agua dulce hasta 4 metros sobre la superficie durante 36 años. Para complementar la deficiencia de agua del río Huancabamba a través del transvase desde la represa Limón, el proyecto de Olmos tuvo la suerte de encontrar agua en el subsuelo del acuífero Zapallal, al perforar seis pozos de 100 a 180 m de profundidad con flujo artesiano hasta 30 m de la superficie. En Mórrope se acaba de perforar un pozo de 200 m de profundidad—también adentro del perímetro del acuífero Zapallal—con similares características a los pozos de Olmos. Por ejemplo, cien pozos similares al pozo en Mórrope, que posee una productividad de 90 l/s, tendrían un costo de quince millones de dólares y serian suficientes para regar 20,000 Ha. El costo de los pozos (700 dólares/metro) se reduciría considerablemente en cerca de 50% de las localidades en Sechura, porque la superficie está a menor altura sobre el nivel del mar que los pozos en Lambayeque.

Usando las “avenidas promedio” del río Huancabamba parece factible pensar que las tres represas (Limón, Tronera 1 y 2) serán capaces de retener y almacenar los aproximadamente 700 MMC del río Huancabamba que se requieren para suplir a ambos proyectos, Olmos y Alto Piura. Sin embargo, cuando las “avenidas mínimas” del rio durante las épocas de sequia son debidamente analizadas, los factores de riesgo son considerables. Tal como sucedió en el caso del proyecto Olmos y fue lo que los obligó a investigar la posibilidad de obtener agua complementaria del subsuelo. Además, con un manejo similar a la represa de Poechos, la capacidad de estas represas eventualmente se verá reducida. Esto incrementa el riesgo de insuficiente flujo durante épocas de sequía, y la sostenibilidad de los proyectos agrícolas y de generación de energía de los cuales depende el proyecto.

4. Podemos conservar agua para solucionar el problema de escasez de agua…

Si realmente existe escasez de agua, no sería posible conservar agua. Además, considerar el recurso de agua como algo que debemos “conservar” o reducir su uso es un error conceptual. Debemos usar eficiente y eficazmente toda el agua disponible, antes de que se pierda en el mar. Y si nos sobra agua, la debemos usar para ser más limpios, restablecer ecosistemas y producir más y mejor.

Ahora bien, el concepto de “conservación de agua” se puede identificar con la construcción de represas para evitar las pérdidas netas de agua dulce al mar; como es el caso de Poechos con el agua del río Chira. Lo mismo ocurre con la necesidad de conservar el agua que se pierde al mar por el rápido derretimiento de los glaciares—debido al calentamiento global—en lugares como en Cusco donde el agua disponible depende de esta fuente. Pero en el caso de las cuencas que se nutren exclusivamente de fuentes pluviales, la solución es la “conservación del suelo” en las partes altas de la cuenca. La repoblación del bosque aumenta la capacidad de retención de lluvia por el suelo, y de esta forma se disminuye la pérdida neta de agua dulce al mar.

El concepto de “conservación de agua” definido en 1998 por USEPA se refiere a “cualquier reducción benéfica en las perdidas de agua, generación de residuos o uso.” Sin embargo, la reducción de “cualquier perdida de agua” no necesariamente resulta en una mayor disponibilidad de agua en la cuenca. Existen casos en que el resultado podría ser de una menor disponibilidad y de una mayor destrucción ambiental. Hay que recordar que la ineficiencia en el uso del agua de los agricultores en la parte alta de la cuenca, da como resultado el agua que usan los agricultores cuenca abajo. Si un agricultor en la parte alta aumenta su eficiencia de riego, y utiliza el agua que antes desperdiciaba para producir más en terrenos que antes eran bosques, la disponibilidad de agua para los agricultores cuenca abajo sería reducida, y el medio ambiente destruido. Solamente la reducción de “pérdidas netas” de agua de la cuenca puede resultar en una mayor disponibilidad de agua.

El término de “eficiencia en el uso de agua” (EUA) debe ser restringido a su uso como indicador genérico, delimitado por un espacio y tiempo específicos. En su sentido estricto, el indicador EUA no contiene unidades, pues se trata de dividir el volumen de agua en la entrada del sistema (llámese, ciudad, casa, chacra, distrito, o región) por el volumen de agua en la salida. En la práctica se utiliza el concepto de eficiencia como un indicador subjetivo de la eficacia en el uso de agua: colocamos en el numerador un parámetro deseado (llámese, menor generación de residuos y uso de energía, menor extracción de agua del rio, “felicidad”, PIB, exportaciones, productividad, etc.) y lo dividimos por el volumen de agua utilizado.

La agricultura y las áreas verdes naturales, sin lugar a duda, son las actividades que utilizan más agua dulce disponible y causan la mayor proporción de pérdidas netas (80-90%) de agua en la cuenca. La agricultura es la actividad económica menos “eficaz” en lo que se refiere a la generación del crecimiento económico (PBI) a través de las exportaciones. La minería y la industria utilizan menos de 6% del agua disponible, devuelven a la cuenca la mayor parte del agua utilizada y generan casi la mitad del PBI. La eficacia económica de la industria y la minería, sin embargo, es prácticamente anulada por la alarmante contaminación causada por las aguas empleadas y devueltas a la cuenca en ambas actividades, y por el daño que esto resulta en la población y en el medio ambiente.

Las pérdidas por evapotranspiración (ET) de los cultivos y el bosque se consideran como perdidas netas razonables. Es posible reducir significativamente la proporción de agua que se pierde en la actividad agrícola que es evitable, y que por consiguiente “no es razonable”. Una buena parte (20%) del agua que se pierde en vano, se debe a la “sobre irrigación” por encima de los niveles necesarios para satisfacer la demanda de ET, y para “lavar sales” (depositarlas debajo del sistema radicular del cultivo); lo cual es de suma importancia para evitar la salinización del suelo en regiones donde nunca llueve.

Pero la mayor parte del agua (30%) que se pierde en la actividad agrícola ocurre durante la conducción que se desprende de los canales principales revestidos de cemento. Parte de esta agua regresa a la cuenca, y otra parte se pierde o se deposita en aniegos temporales. No hace falta señalar que, no existe un incentivo necesario para alentar a los agricultores a revestir sus canales de conducción.

No se puede ser eficiente en la aplicación de agua para producir un cultivo, cuando no se mide la cantidad de agua que se aplica en cada riego. No existe entre los agricultores el conocimiento de la importancia de estimar la demanda diaria que pierde el cultivo por evapotranspiración. Y mucho menos, existe preocupación por la necesidad de conocer el volumen de agua almacenada en el suelo que es disponible para el cultivo. Es imposible ser eficiente con el uso de agua en la agricultura sin la debida información sobre el volumen de agua, 1) aplicada, 2) perdida por evapotranspiración y 3) disponible en el suelo. Los agricultores pueden fácilmente aprender a evitar el exceso de aplicación de riego, pero esto solamente se resuelve proveyendo a los agricultores con “incentivos”.

El reto que enfrenta la agricultura en el Perú es considerable pero es posible de lograr. Es necesario concentrarse en aumentar la productividad del uso de agua de riego. Esto se logra maximizando la eficiencia en la conducción y aplicación de agua de riego, y produciendo cultivos de mucho mayor rentabilidad para que resulten en una mayor proporción de las exportaciones y del PBI.

5. Existe conflicto entre la solvencia de la economía y los ecosistemas…

El gobierno peruano se ha planteado el reto prioritario de asegurar recursos hídricos a una población y una economía en rápida expansión. Los principales ejes promotores del ejemplar crecimiento económico del Perú son la industria y la minería. La necesidad de conservar los ecosistemas de agua dulce y los servicios importantes que estos nos proporcionan, no es considerado como primordial. Esta preocupación se considera principalmente para satisfacer las demandas de los ambientalistas; y se resuelve con estudios de impacto “hechos a la medida”.

No existe conflicto con la solvencia de los ecosistemas cuando una “economía solvente” se entiende como una “economía sostenible”. Existe este conflicto sólo cuando la economía se basa en el corto plazo, y en la extracción, destrucción y contaminación del medio ambiente, especialmente de las fuentes de agua. Al ritmo y compás del rápido crecimiento económico peruano—identificado con la proliferación de industrias, proyectos mineros y aumento poblacional urbano—crece la contaminación de los ríos y de las aguas que fluyen en el subsuelo hacia la costa del Perú. Los que consideran irracionales a los que se oponen a la explotación minera se basan en estudios de impacto ambiental. Pero para nadie es un secreto que se elaboran estudios de impacto a la carta, financiados por los intereses creados en la economía extractiva y de corto plazo.

Un verdadero estudio de impacto requiere información hidrológica precisa del subsuelo, que no existe. Es decir, ni siquiera un estudio imparcial podría llegar a una conclusión sólida sobre el impacto de una explotación sobre las fuentes de agua. Ni en los Estados Unidos de América, con todas sus leyes y cuidados han podido proteger sus acuíferos de la contaminación industrial. Sin embargo, hoy en el Perú cualquier abogado “especializado en el medio ambiente” elabora un estudio de impacto ambiental que logra satisfacer los requisitos legales. Mientras el crecimiento económico del Perú continua pujante, el costo escondido lo paga la población que depende del agua que fluye en las 54 cuencas de la costa peruana, al consumir cada vez más y más arsénico, bario, cadmio, cobre, cromo, mercurio, plomo, plata y cianuro.

La minería y la industria son importantes ejes de crecimiento económico que no deben ser condenados por la población. Pero es necesario frenar los resultados de la ambición desmedida de muchos inversionistas, y que se deben a la ausencia de una entidad pública verdaderamente responsable por la salud ambiental.

Prácticamente todo el subsuelo peruano es una mina en potencia. Y es necesario pensar en el país que queremos heredar las generaciones venideras, después que se termine de extraer todos los minerales rentables que existen. Porque la evidencia indica que un lugar donde se encuentra o se encontraba una mina no se identifica con una atracción turística, pues lo único que se encuentra es destrucción ambiental, pobreza y contaminación.

Conclusiones

El agua disponible para los habitantes de la costa peruana nunca ha sido abundante. Los peruanos han sobrevivido miles de años en estas condiciones debido a su capacidad de adaptación y al manejo eficaz y eficiente del recurso.

Los mayores responsables de la escasez de agua en la costa del Perú somos nosotros, no aquellos ni los otros…

Construir represas en los ríos sin tomar en cuenta el manejo integrado de la protección de la cuenca para evitar su colmatación, es repetir la experiencia de la represa Poechos.

Es de suma importancia considerar los transvases de agua de una cuenca a otra cuenca como la última opción para aumentar la disponibilidad de agua en la costa del Perú.

El costo de inversión por metro cúbico sería 35 veces inferior al costo del Proyecto de transvase Alto Piura, cuando se considera la alternativa de aumentar la disponibilidad de agua en el Norte del Perú explotando el acuífero confinado Zapallal, que abarca mas de cinco mil kilómetros cuadrados.

El agua dulce disponible para los habitantes de la costa peruana debe ser valorizada por la población a través de un programa de amplia capacitación pública.

El término “eficiencia en el uso de agua” (volumen de agua entrada/volumen de agua salida) se debe usar como indicador genérico delimitado por el espacio y el tiempo.

Es posible evitar la mayor parte del agua que se pierde en la agricultura proveyendo a los agricultores de información e incentivos.

Es imposible ser eficiente con el uso del agua si no la medimos.

La agricultura es el mayor consumidor del agua dulce disponible y es de suma importancia aumentar la eficacia del uso de agua produciendo cultivos más rentables.

La experiencia en los Valles de los ríos Chira y Piura demuestra que la agricultura y la minería no son compatibles en una misma cuenca.

Noël Pallais Checa PhD

npallais@gmail.com

Potencial y Amenaza de Transgénicos: Ni pro ni contra…

Posted in Uncategorized with tags , , , , on April 22, 2011 by Parrhesia

El término “transgénico” se refiere a un “organismo vivo” (planta, bacteria, virus, animal, etc.) que ha sido genéticamente modificado (OGM) con las modernas herramientas de la biotecnología. Los promotores de las plantas transgénicas nos aseguran sobre su potencial para aliviar el hambre, reducir aplicaciones de pesticidas y aumentar la calidad de la comida. Los críticos se refieren a una variedad de amenazas de orden: socioeconómico, ambiental (calidad de agua, destrucción de ecosistemas), ético—que incluye la resistencia a antibióticos y por ende el potencial de pandemia—y finalmente desconfianza en el rol de las corporaciones multinacionales en la producción de comida.

Después de leer este articulo, usted no va a cambiar su “radical” opinión inicial sobre los “transgénicos” (OMG). Las opiniones radicales casi nunca se basan en información, y más bien se basan en valores y en características que transcienden a la razón. Esto se puede apreciar claramente al escuchar los argumentos que usan ambos bandos absolutistas para descalificar de juris al adversario; los que proponen a los transgénicos como panacea y los críticos que le adjudican a la tecnología el estigma de “contra natura”. La ciencia no es capaz de alterar valores solamente puede proveer información. Yo soy científico y a mi no me cabe duda que existe el “potencial” y las amenazas que aluden los promotores y los críticos de la tecnología, respectivamente.

Considero que no existe suficiente evidencia al respecto de la inocuidad de algunos transgénicos, y por ende, yo prefiero evitar de plano su consumo. Aunque en el Perú esto es difícil porque varios productos que contienen transgénicos se venden libremente sin etiqueta en los mercados. Entre ellos se encuentran las leches de soya Soyandina y Soalé, Quaker Q-Vital Quinua Soya y Avena, Leche 100% de soya Laive, Cuates picantes, Salchicha San Fernando, Salchicha Laive, Maizena Negrita, y hojuelas de maíz Ángel Flakes. En los Estados Unidos casi todo lo que se consume contiene productos transgénicos pero es obligada la etiqueta correspondiente.

Cabe resaltar que no existe problema ni en Perú ni en el resto del mundo en consumir animales que han ingerido “granos” transgénicos. Por ejemplo, los pollos que comemos se nutren de maíz que contiene granos transgénicos. Tampoco existe problema con los sub-productos de “bacterias-GM”, como es el caso del Ajinomoto.  Y nadie podría objetar el sin número de beneficios médicos que han posibilitado los OGM. Por ejemplo, la bacteria GM que contiene el “Factor VIII”, un factor coagular de la sangre que hoy les permite a los hemofílicos vivir normalmente.

En el Perú, con toda razón, los argumentos en contra de las plantas transgénicas se encuentran centrados en la “integridad ambiental”. Sin duda, tomar el riesgo de contaminar a las especies nativas con la introducción de semillas transgénicas de especies nativas es un crimen contra todo el Perú. Al mismo tiempo, sin embargo, es fácil comprender porque no existe ningún problema con el libre uso de transgénicos en la China; ni el maíz, ni la papa, ni el tomate, se originaron en la China mientras que en el Perú, si.

El resultado del crecimiento demográfico naturalmente conlleva a una reducción de la limitada tierra cultivable en nuestro planeta. Las soluciones son evidentes; 1) detener el crecimiento poblacional y 2) aumentar los rendimientos agrícolas. En la Republica Popular China las políticas del gobierno están directamente enfocadas en priorizar los esfuerzos estatales en estas dos direcciones: Es casi prohibido tener más de dos hijos por familia y la biotecnología tiene “rienda suelta” para desarrollar a cualquier costo cultivos transgénicos más productivos.

En muchos países en vías de desarrollo como en el Perú, la religión católica es un bastión que impide el control de la natalidad. De manera que, o decidimos aumentar significativamente la productividad de alguna manera o vamos a tener que aceptar el aumento progresivo de desnutrición, particularmente en los sectores de la población menos favorecidos.

El miedo a lo desconocido es una característica humana que nos fue crucial en la prehistoria para sobrevivir como especie en la adversa naturaleza. Pero el miedo a lo desconocido, especialmente cuando se trata de la biotecnología nos amenaza con la nube gris maltusiana de la hambruna. Es razonable tenerle miedo a los transgénicos hasta hoy desarrollados por considerar que no existe suficiente evidencia científica para demostrar su idoneidad. Pero no es razonable rechazar el potencial que tiene la biotecnología y los transgénicos para aliviar el hambre en el mundo.

La culpa del miedo que yo siento hoy al consumir transgénicos la tiene las compañías multinacionales, entre las que sobresale Monsanto. Yo desconfió todo lo relacionado con su afán de producir réditos cuanto antes y a toda costa. Además, estoy en total desacuerdo con el derecho de patentar especies vegetales, sean estas desarrolladas por la naturaleza o en el laboratorio. Finalmente, no estoy convencido que existe suficiente rigor en la ciencia que hoy se encarga de las evaluaciones de transgénicos para consumo humano. Ahora bien, si la alternativa es morir de hambre o comer transgénicos yo no tendría ningún problema en consumirlos.

Debido a nuestra “incapacidad moral” para ejercer un razonable control de la natalidad es imprescindible y de suma importancia para la población en general, el comprender que las herramientas de la biotecnología y los transgénicos tienen un enorme potencial para aliviar el hambre, reducir aplicaciones de pesticidas y aumentar la calidad de la comida; y que no le deberíamos tener miedo per se. El temor y la acción correspondiente (investigar y no aceptar las nuevas panaceas sin la debida evaluación) hay que reservarlos para todo aquello, incluido los transgénicos, que por su prisa, posición “radical” y falta de transparente información nos parece que podría provenir como resultado de la desmedida e irresponsable codicia humana.

Noël Pallais Checa, PhD

Biopiratas reconquistando el Perú

Posted in Uncategorized with tags , , , , on March 20, 2011 by Parrhesia

Nihil novum sub sole

El Perú es uno de los países con mayor diversidad biológica en el mundo y le urge comenzar a utilizar esta ventaja comparativa.

Mega Biodiversidad del Perú

La depredación de los recursos naturales del Perú comienza con la llegada de los colonizadores españoles. Y hoy nada se puede hacer para recuperar los derechos peruanos de propiedad sobre la papa, el camote, maíz, caucho y tabaco. Tampoco, sobre la usurpación reciente de los derechos sobre la uña de gato, con propiedades contra el SIDA. Pero sí podemos impedir la posibilidad de que ocurran otros casos más. Asimismo, es necesario invertir en la investigación y desarrollo económico de especies peruanas y asegurar que los beneficios vayan a las comunidades y pueblos, que son sus propietarios.

La historia de la quinina ilustra la importancia de los recursos biológicos del Perú y la facilidad con que el Perú ha sido despojado por los países desarrollados. En 1636, un curandero Inca curó las fiebres recurrentes causadas por la malaria, a la esposa de un Virrey español, con la corteza de la quina. La esposa del Conde de Chinchón se encargó de distribuir en Lima “Polvo de la Condesa” a quienes sufrían de esta enfermedad.  Los jesuitas pronto enviaron este remedio a Europa como “Polvo Jesuita”. Poco tiempo después, el Cardenal Lugo se encargó de dispersar en Roma, conocida como capital de la malaria, el milagroso “Polvo del Cardenal”.

El siglo 21, se vislumbra como “La Edad de la Biología”. Productos derivados de materiales biológicos paulatinamente irán reemplazando a aquellos manufacturados con metales y químicos. La búsqueda de genes de organismos vivos que sirvan de ingrediente para nuevos productos (farmacéuticos, alimentos, etc.) son una nueva versión de la antigua “Fiebre del Oro”. El termino “biopiratería” se refiere al proceso de obtención y explotación de los derechos de propiedad intelectual de culturas indígenas y pueblos, sobre sus recursos biológicos, por los monopolios internacionales. Casi el 95% de los recursos genéticos vegetales, que hoy concitan el interés de los investigadores científicos en países desarrollados, provienen de los países pobres.  Más de dos tercios de la diversidad y riqueza biológicas de la tierra está localizada en sólo 17 de estos países.

Los “biopiratas” no se parecen a los robustos bucaneros; que con ojo vendado y filoso cuchillo entre los dientes hace 500 años se adueñaban de lo que querían. Hoy se visten con terno y corbata y, en lugar de asesinar, despojar e incendiar, se disfrazan de benefactores y obtienen sutilmente derechos legales en forma de patentes. El sistema de patentes empleado por el “Neocolonialismo del siglo veintiuno” se basa en el razonamiento mismo detrás del descubrimiento de América por Colon y de las preocupaciones de Sir John Cabot, Sir Humphrey Gilbert y Sir Walter Raleigh. El tratamiento de la piratería como derecho del colonizador es necesario para la “salvación” del colonizado. El sistema internacional de patentes continúa siendo el arma protectora de la piratería sobre la riqueza de los países más pobres, como un derecho casi divino de las poderosas compañías transnacionales.


Existe una preocupación internacional aparente sobre este tema crucial. El Convenio de las Naciones Unidas sobre Diversidad Biológica (“CBD”– Tratado de Biodiversidad) fue suscrito en 1992 en Río de Janeiro y firmado en 1994 por 157 países. La intención del CBD es asegurar la conservación de la biodiversidad biológica, el uso sostenible de sus componentes y el justo repartimiento de los beneficios. En 1995, el CBD había sido ratificado por 117 países (incluyendo al Perú, la Comunidad Europea, Canadá, Japón y Rusia). Los Estados Unidos de Norte América (USA) lo firmaron con reserva en 1994 pero todavía no lo han ratificado. En la reunión de la Organización Mundial de Comercio (WTO) en la India en 1998, los representantes de USA no aceptaron la existencia del fenómeno “biopiratería”. Además, durante la última reunión del WTO en Marzo de 2001 en Montreal, un panel de expertos no llego a acuerdo alguno sobre la implementación de las condiciones para el acceso a la propiedad intelectual de recursos biológicos. Mientras la indecisión continúa, los “biopiratas” no descansan en obtener nuevas patentes de cultivos tradicionales, como el arroz, el maíz, los frijoles, así como de una gama de otras plantas y cultivos exóticos.

Las instituciones responsables de “proteger” los recursos biológicos del mundo son la Organización de Naciones Unidas, a través de la FAO en Roma, y el Grupo Consultivo de Investigación Agrícola Internacional (CGIAR) en Washington DC. El CGIAR se mantiene con fondos donados y depositados en el Banco Mundial por los países desarrollados y está encargado de conservar más de medio millón de distintas variedades de los cultivos más importantes, en 11 bancos de germoplasma dispersos principalmente en América, Asia, y África. El valor de estos recursos está calculado en 5,400 millones de dólares (“5.4 billones en USA”). Cada banco es parte de un centro internacional dedicado a la investigación de estos cultivos. En 1994, los Centros firmaron acuerdos con la FAO, donde se comprometen a mantener el germoplasma “para beneficio de la humanidad” y distribuirlo “sin restricciones”, con la condición de no ser patentadas. El sistema CGIAR fue creado en los años sesenta por los países desarrollados para incrementar la producción de alimento en los países pobres. Los tiempos han cambiado y hoy no se respira en ellos ese aire de benevolencia. Durante las últimas dos décadas el CGIAR se ha visto debilitado porque el sistema creció a 16 Centros, sin prever que los países donantes reducirían sus aportaciones.

La influencia económica que ejercen los más poderosos “biopiratas” sobre las decisiones de gobiernos como USA es evidente. Y no sorprende que la  riqueza de recursos biológicos almacenada  en el CGIAR se haya convertido en presa fácil de materiales valiosos. El 75% del arroz cosechado en los USA proviene del germoplasma del Instituto Internacional de Investigación del Arroz (IRRI) en Filipinas. Esto ha significado un beneficio neto para USA de mil millones de dólares. La mayoría de las 160 patentes sobre variedades de arroz con resistencia a enfermedades, tolerancia a herbicidas, contenido de almidón, etc. etc. etc., provienen de transnacionales de USA y Japón. Entre las compañías mas agresivas se encuentran: Monsanto, Pioneer Int., Mitsui-Toatsu Chemicals, Japan Tobacco, Mitsubishi Chemicals, Sumitomo Chemicals y Du Pont. El maíz y el fríjol son los otros dos cultivos importantes que también han sido blancos de patentes obtenidas con materiales provenientes de sus respectivos bancos de germoplasma, que se encuentran en México, el Centro Internacional de Mejoramiento del Maíz y Trigo (CIMMYT), y en Colombia, el Centro Internacional de Agricultura Tropical (CIAT).

Yacón

Yo me vi obligado a denunciar un caso de “biopiratería” o distribución ilegal (CBD) de Yacón al Japón que ocurrió durante 1999 en el Centro Internacional de la Papa (CIP), donde yo trabajé 18 años como científico investigador y durante los últimos tres años también fungía como Jefe del Departamento de Semilla del CIP (Video-Link). El Yacón (Smallantus sonchifolius) es una planta desconocida por la mayoría de los peruanos, no obstante haber sido cultivada en los Andes durante muchos siglos. Pertenece a la familia del girasol, crece en los valles cálidos desde Ecuador hasta el noroeste de Argentina, pero el mayor número de variedades y de usos se da en el Perú.  Restos de Yacón han sido encontrados en tumbas preincaicas de Salta, en Argentina (1-1000 d.C) y en ceramios y textiles de la cultura Nazca, al sur del Perú (500-1200 d.C). En 1615, Guamán Poma de Ayala incluyó al Yacón en una lista de 55 cultivos nativos de los Andes. En 1653, el sacerdote y cronista español Bernabé Cobo se refirió al Yacón como “una fruta agradable que se consume fresca, y con capacidad de resistir la exposición al sol varios días después de la cosecha, tornándose, por el contrario, de sabor más agradable”. Las raíces del Yacón son parecidas a la Yuca, aunque el Yacón es dulce, crocante y delicioso. Tiene una pulpa crema o amarrilla anaranjada, alguna con estrías de color púrpura, muy jugoso y con un leve sabor a sandía.  El alto contenido de fructosa en sus raíces y hojas convierte al Yacón en una fuente muy interesante de edulcorantes naturales, con un alto porcentaje de inulina. A diferencia de otras raíces y tubérculos que almacenan carbohidratos en forma de almidón, el Yacón los conserva principalmente en forma de fructanos – inulina. La inulina pertenece a un grupo de carbohidratos naturales importantes por sus propiedades antidiabéticas.

De manera tal, una raíz de origen andino, que permaneció oculta al mercado urbano por casi 500 años, podría constituir una alternativa magnífica para diabéticos y personas que siguen dietas para bajar de peso, por ser un alimento de bajas calorías. Incluso, coadyuvaría en el alivio de problemas digestivos, circulatorios y de cáncer de colon. El Yacón puede producir 100 T/Ha y es fácil de sembrar desde el nivel del mar hasta los 3,500 metros de altitud. Todas estas ventajas han sido reconocidas por científicos peruanos. Instituciones peruanas como la Universidad Nacional San Antonio Abad del Cuzco, la Universidad Nacional Daniel Alcides Carrión en Oxapampa, la Universidad Nacional Agraria y la Facultad de Ciencias Agrícolas y Forestales de la Universidad de Cajamarca realizan labores de conservación e investigaciones básicas y aplicadas de esta especie, incluido el mantenimiento de bancos de germoplasma. La más grande diversidad genética de Yacón se encuentra en los valles alrededor del Cuzco y al este de Puno, donde todavía se cultivan variedades seleccionadas por los agricultores.

El Centro Internacional de la Papa (CIP) tiene la responsabilidad ante la FAO de mantener la diversidad genética de las raíces y tubérculos andinos (RTA), entre los cuales se encuentra el Yacón. La Sede principal del CIP se encuentra en Lima, Perú. El Jefe del departamento de RTA del CIP resalta la importancia del Yacón así: “Creo que el principal reto que confrontamos en el CIP es hacer del Yacón un cultivo destinado a satisfacer algunos requerimientos de la vida moderna, como la producción de alimentos bajos en calorías y grasas y, básicamente, hacer de él un cultivo comercialmente competitivo, que ayude a los agricultores andinos a generar mayores ingresos”. Este reto, sin embargo, ya está siendo alcanzado, mas no en el Perú.

Yacón

En la actualidad, agricultores de Nueva Zelanda producen Yacón en huertos familiares y los tubérculos son vendidos en los supermercados como “tubérculos especiales”. También ha sido introducido con éxito al Japón, donde existe incluso una Sociedad Japonesa del Yacón, formada por científicos, productores y consumidores. Esta sociedad ha publicado un recetario con más de 50 platos con Yacón.  Muchas variedades de Yacón fueron llevadas del Perú al Japón a principios de los noventa y el CIP participó en varias de estas introducciones.  Cabe recordar que desde 1995, el CIP se rige bajos los acuerdos del CBD, que no permiten el uso del germoplasma en su banco para fines de usurpación de la propiedad intelectual por entes privados. Un autor del proyecto de Ley (1998) “Regulación de Acceso a los Recursos Genéticos del Perú”, escribió “se anticipa que las colecciones de germoplasma previo al CBD no serían afectadas.”  Por consiguiente, los materiales llevados al Japón antes de 1994 pertenecen a sus respectivos “biopiratas” nipones. En noviembre de 1999, bastó una llamada del entonces Embajador peruano en Japón, Víctor Aritomi, cuñado del entonces Presidente Fujimori para que el CIP accediera a entregar ilegalmente 5 clones mejorados de Yacon provenientes de Ayacucho, Cajamarca, Huancayo y Yauyos, al Japón, usando al Instituto Nacional de Recursos Naturales (INRENA) como destinatario “fantasma”.

“No hay nada nuevo bajo el Sol”. Los países ricos cada vez se hacen más ricos a expensas de los países pobres, que cada vez se hacen más pobres. Si el Perú no decide combatir a los “biopiratas”, evitar el “biocolonialismo” y desarrollar la inmensa riqueza de sus recursos naturales, dentro de 100 años la historia nos juzgará como hoy juzgamos a los peruanos que permitieron que la horda de Pizarro arrasara con todo el oro de este país.

Noël Pallais Checa

My experiencia con la papa en Cuba

Posted in Uncategorized with tags , , on April 24, 2011 by Parrhesia

Mi primera confusión geopolítica sucedió cuando apenas alcanzaba los nueve años y mi única preocupación era no sacar malas notas en el colegio para poder gozar de las vacasiones. Pero las noticias de la revolución cubana me crearon una duda lo suficiente importante para preguntarle a mi papá: “¿Es buena la revolución de Fidel Castro para Cuba?” Recuerdo que manejaba su automóvil frente a la Tribuna Monumental hacia la avenida Roosvelt y yo era el único pasajero. Respondió que no sabía y que había que esperar para ver como evolucionaba. Hasta un niño podía reconocer la sabiduría en su respuesta. Acto seguido, sin embargo, mi papá me contó lleno de orgullo que había conocido a Fidel en Nueva York en 1949. Se lo había presentado un primo de Fidel y compañero de mi papá en la Universidad. Dijo que pasaron tomando cerveza más de cinco horas durante las cuales sólo habló Fidel y con una pasión fenomenal. Quedé encantado con su relato acerca del personaje de Fidel.

La admiración por Fidel se me quedaría grabada desde ese día. A pesar de que al poco tiempo mi papá comenzó a actuar como si nunca lo hubiese conocido. Peor aún, hablaba como que si supiera que Fidel era el demonio en persona. Para evitar que no se empañara la imagen de mi papá como cualquier niño me olvide del asunto. Sin embargo, me quedo claro que nunca iba a creer nada de lo que me dijeran—ni mi papá ni nadie—sobre Fidel y su revolución. Y desde entonces albergué la ilusión de algún día viajar a Cuba para poder contestar mi propia pregunta. Cabe señalar que el brusco cambio de opinión de mi papá era “justificado”. Pues al poco tiempo se puso a colaborar con la CIA en Nicaragua. Creo que su papel era de enlace logístico durante la ejecución de la frustrada invasión “amerikana” en la “Bahía de Cochinos”. Hecho que recientemente ha sido confirmado en documentos desclasificados de la CIA.

Casi se cumple mi ilusión de conocer la Cuba de Fidel demasiado antes de tiempo. En 1962, una avioneta Cessna propiedad del primo de mi papá, el General Anastasio Somoza DeBayle, salió de Managua rumbo a Miami, piloteada por su socio, Teodoro Picado. Yo estaba en la lista de pasajeros muy contento de viajar por primera vez a los Estados Unidos. Afortunadamente no pude viajar porque caí enfermo, creo que con Varicela. Según el piloto, Teodoro Picado, debido al mal tiempo tuvo que desviar su ruta y hacer un aterrizaje forzoso en Cuba. Pero según el gobierno cubano la avioneta tenía la misión de llevar a un “pasajero X” que había saltado en paracaídas para espiar en Cuba. En realidad, la única pasajera era la asistenta personal de mi papá, Emilia Bonilla. Y como ella también viajaba por primera vez a los EEUU y el viaje fue planeado de repente, nuestras visas “amerikanas” estaban adjuntas. Teodoro fue retenido e investigado nueves meses y Emilia por tres meses. Cuando ella regresó de Cuba nos contó fascinada por su suerte de haber conocido a Fidel en persona. Me acordé que lo mismo le había pasado a mi papá y con mucho más razón continué soñando algún día visitar Cuba.

Cerca de treinta anos después se cumplía mi deseo de conocer por mi propia cuenta como había evolucionado la revolución de Fidel. Tuve la fortuna de viajar a Cuba en cinco ocasiones (1992-1997) por lapsos de una semana cada uno. Mi misión era investigar la posibilidad de la semilla sexual de papá para reducir el alto costo de la producción de papa en Cuba. La semilla sexual de papa—el tema de mis, entonces, 10 años de investigación—es una atractiva alternativa para países tropicales como Cuba donde no es factible producir buena semilla. Los cubanos comen más papa de lo que se piensa. Por ejemplo, el consumo per cápita de papá en Cuba es cinco veces mayor que en Nicaragua. Anualmente se plantan 15 mil hectáreas de papa en Cuba lo cual requiere 30 mil toneladas de papa semilla. Esta enorme cantidad de semilla es importada y debe ser transportada en barco desde Holanda. Cuando existía la Unión Soviética los cubanos no tenían problemas en pagar 15 millones de dólares que es el costo de la semilla de papá que ellos necesitan anualmente. Lógicamente el gobierno cubano tuvo que continuar comprando esta semilla con fondos propios después de la desaparición de la Unión Soviética. La cantidad de semilla sexual que necesitaría Cuba es apenas 700 Kg., lo cual facilita su transporte. Además, la semilla sexual producida en Chile costaría apenas medio millón de dólares. De manera que, la revolución de la semilla sexual de papa nunca será bienvenida por los productores de semilla Holandeses.

Mi relación papera con Cuba nació cuando “el comandante en jefe” visita una granja experimental donde se estaba experimentando con semilla sexual enviada por el CIP. Le explicaron que existía esta nueva revolucionaria semilla de papa alternativa y Fidel inmediatamente ordenó que se evaluaran sus posibilidades en Cuba. Por ende, establecí una verdadera amistad de ron, conversación e interés científico con el Jefe del Programa de Mejoramiento de Papa en Cuba, Ysmael Rodríguez en Lima (1991) durante el congreso de la asociación latinoamericana de la papá (ALAP). Ysmael y su esposa habían huido de Cuba a Miami cuando estallo la revolución de Fidel. A los seis meses nació un hijo que ellos bautizaron José, alias el Che. Pero al poco tiempo Ysmael se aburrió de Miami y decidió regresar con su familia a Cuba en 1963. Con Ysmael, “el viejo”, trabajaban de asistentes, “mihemano” su hijo, el “Che”, y “mihemana” Ehilda su segunda esposa. Llegue a conocer y a admirar el empeño, la dedicación y la motivación de casi todos los técnicos del Programa de Papa de Cuba que trabajan en la Estación Experimental “Liliana Dimítrova”, en la Habana.

Francamente que la gran mayoría los cubanos que conocí en Cuba son la gente mas linda que yo he conocido en mi vida. Los momentos más sublimes los pase en la casa de la maravillosa familia de “balseros al revez”, que incluye la esposa de Ysmael, el Che, la primera esposa del Che y su hija. Además siempre asistían a nuestras reuniones casi todo el barrio donde en los tiempos de Batista vivían los “high life”. En el segundo piso, donde nos reuníamos no había ventanas ni puertas y se respiraba un aire de libertad y de verdadera dignidad. Después de los primeros rones yo les recitaba poesías de Darío, Neruda y García-Lorca. Ellos siempre me honraban con banquetes de diversos platos caseros que casi siempre sabían muy bien. Pero jamás olvidaré la vez que probé algo con un sabor horrible y dificilísimo de masticar y tragar. Haciendo un gran esfuerzo para no arrugar la cara cometí el error de preguntar, y el sabor lo sentí mil veces peor cuando aprendí que era hígado del cerdo casero que habían sacrificado el mes anterior y guardado en la refrigeradora para mi. Y lo que me costó tener que negarles por primera vez repetir el plato. En las reuniones tomábamos ron comercial que yo compraba en las tiendas para los extranjeros. Pero no importa cuantas botellas compraba siempre se acababan y desagraciadamente siempre terminábamos bebiendo ron “hecho en casa” (20 alcohol puro: 1 ron comercial). Por lo cual al día siguiente se me reventaba el frontispicio. Como soñaba con conocer el “Copacabana” los Rodriguez me llevaron y me invitaron a cenar. Como me sentí mal antes del tiempo programado para el vehículo que nos iba a recoger, el Che salió sin decir nada, caminó 28 cuadras y regreso con el carro. El sueldo de Ysmael eran cinco dólares al mes, cuatro dólares recibía el Che, y su esposa casi tres. Nunca me olvidaré cuando vi a Ysmael rechazar una oferta de 50 mil dólares que le acababa de hacer en secreto un vendedor de semilla de papa canadiense a cambio de una sola papa de un clon resistente al calor que había seleccionado Ysmael en Cuba. Le dio una buena regañada al gringo.

Más tarde llegué a comprender porque desde la primera noche llena de ron y tabaco con Ysmael en Lima, el siempre se despedía abrazándome efusivamente al mismo tiempo que me advertía: “te quiero como un hijo, te ruego que no me vayas a salir con que eres de la CIA”. Yo me reía pensando que eran ocurrencias que Ysmael decía en broma por el alcohol. Pero pensándolo bien mi papá y yo somos homónimos, y mi nombre era el supuesto “pasajero X”. Ya me imagino como deben haber retumbado los “files” de la Seguridad del Estado en Cuba con el nombre, “Noel Pallais”. Además, Ysmael tenía que ser sospechado por haber retornado de Miami y es muy probable que fuera bien advertido sobre mi persona. En mi tercer viaje a Cuba fui entrevistado antes de regresar al Perú por un caballero cubano identificado como agente de Seguridad del Estado. Comenzó a hablarme mirando hacia el piso, baje mi cabeza hasta alcanzar sus ojos y medio en serio y medio en broma le pedí contacto visual. Su tema era la preocupación que existía en Cuba de la posible introducción por el “enemigo yanqui” de la enfermedad de papa más peligrosa que existe (PSTVd) y que es causada por un viroide muy similar al SIDA. Me preguntó si yo estaba dispuesto a robar para Cuba el Antigeno de la enfermedad que tenía mi institución (CIP). Respondí; “no es necesario robármelo porque está a la disposición de Cuba por medios regulares”. Y añadí: “si se trata de mi voluntad para robar algo para Cuba los cinco kilos de semilla que traje en este viaje casi se puede decir que me los robé del CIP”. No prosperó más nuestra entrevista, y la despedida fue cordial.

Para entonces, sin embargo, yo ya había formulado la respuesta a mi pregunta: “la Revolución de Fidel ha sido relativamente buena para Cuba”. Pero estoy totalmente de acuerdo con Oscar Wilde, los individuos forjan la Época y no las ideologías o principios. Yo pienso que la revolución Cubana sin Fidel hubiese sobrevivido muy poco tiempo. Debo aclarar que soy anarquista y que nunca he votado porque considero que la mayoría nunca tiene la razón. Jamás formaría parte de un grupo organizado bajo cánones comunes, llamese, secta, banda, o partido. Tengo alergia a las ideas que tienden a seducirnos y agruparnos distinguiéndose de otras similares agrupaciones. La única revolución que anhelo es la mía propia que busca cada día ser un poco menos imbecil, menos egoísta, y menos superficial. Siento el mismo desdén por los estados capitalistas, comunistas, imperialistas y fascistas. Habiendo nacido como nací—en cuna de oro—en cualquier país del mundo me hubiera complacido nacer. Aunque hubiera preferido que no fuera un país demasiado pobre, como Cuba que está particularmente empobrecido por el embargo comercial impuesto contra toda razón por los “amerikanos”. Sería demasiado sacrificio vivir en Cuba con un sueldo fenomenal porque es horrible ver tanta pobreza mientras uno vive como rey. Además no es divertido sentir que lo están vigilando, aunque mi caso era por vergüenza ajena al pensar que desperdiciaban las pocas energías que tienen en paliar su paranoia.

Ahora bien, debo confesar que si me hubiera tocado nacer en la cuna de paja que nace más del 80% de los latino-americanos no me hubiera complacido nacer en ningún otro país que no fuera Cuba. En la casa de Ysmael ante una docena de personas yo no sentía miedo al proponer que Fidel se debería retirar a escribir sus memorias porque solo discursos existen. Comprendo el temor para los que poseen ideologías diferentes—lo cual no es uno de mis problemas—que debe producir la rigidez del comunismo al limitar las opiniones en contra de la ideología del estado. Debe ser muy parecido al miedo que se siente [mientras escribo] en Lima al pronunciar críticas sobre “Vladimiro Montesinos”. Sin embargo, son varios los aspectos de la vida en Cuba que para mí son superiores a todos los que he observado en países del tercer mundo. Si bien la pobreza reina en casi el cien por cien de los hogares cubanos, también es cierto que no existe la miseria en Cuba. El “shock de cultura” más perverso de mi vida lo experimentamos con mi amigo Fidel Torres, quien es peruano y una de las personas que más conocen sobre la semilla sexual de papa en el mundo. Nos sucedió dos veces seguidas al regresar de nuestro primer viaje en Cuba. Primero al transitar desde el aeropuerto por las calles de Santo Domingo cuando nuestro taxi se convirtió en un blanco constante de decenas de jóvenes pidiendo una moneda. Después el peor golpe lo sentimos en Lima; eran mas de las once de la noche y en una esquina del barrio San Isidro—el mas “high” de Lima—la luz roja nos obligo a sufrir con tres niñas, esqueletas, desveladas, hambrientas pidiéndonos una limosna.  “En Cuba, chico, cuando a un pobre se le muere su madre”, decía uno de los conductores que nos llevaba a los campos de papa, “no es como en otros lugares, y yo sé porque fui combatiente en Angola y he visitado algunos países y en todos se llora por no poder pagar la cuenta del hospital y del entierro. Chico aquí se llora por la persona que se muere porque el estado se encarga de toda esa clase de problemas”.

Por supuesto que la vida en Cuba no es color de rosa y desgraciadamente en las calles más bien lo que abundan son las “jineteras”. Por lo cual los domingos me quedaba siempre encerrado en mi cuarto y salía solo a comer al restaurante del Hotel. Francamente era demasiado nauseabundo para mí salir para tener que continuamente rechazar cantidades de mujeres bellísimas ofreciéndose de las maneras más increíblemente sutiles. Recuerdo una vez que al regresar de un viaje de 1000 Km en un día por el interior del país me detuve en la recepción para pedir mi llave. Se me acerca una hermosa señorita apuntando a las medicinas que ando en la mano por encargo de un colega y me recita de memoria la posología del remedio. Acto seguido me dice: “caballero, soy una excelente enfermera sé bueno e invítame un trago”. Se siente feo tener que rechazar esa clase de oferta. Con todo y todo yo pienso que si Cristo regresara para visitar un día la tierra, escogería pasar la noche en la Habana porque ahí nadie llora miseria. Pero Cuba esta muy lejos de ser el cielo y no todos los cubanos son como Ysmael, también existen diferentes corruptos. Yo conocí uno.

Como yo era uno de los comandantes de la revolución de la semilla sexual de papa, lógicamente tenia de principal enemigo a los vendedores de semilla de papa Holandeses. Mi plan de batalla era exponer “ante los cuatro vientos” el peligro y la corrupción que significaba para los países latino-americanos caer en las sucias estrategias de mercadeo. Es conocido que la semilla Holandesa contiene enfermedades que si bien no prosperan en climas templados cuando son introducidas a nuestros suelos encuentran un lugar propicio para su multiplicación. Estas introducciones reducen la productividad e incrementas la dependencia en su semilla importada. Nuestros líderes de programas de papá latinoamericanos son seducidos con viajes a Holanda, que incluyen tres semanas de placeres con bellas meretrices que les presentan como primas, además de unos cuantos miles de dólares, gorras y llaveros. En 1997 fui invitado a presentar la Conferencia Magistral en la Reunión Tri-anual de la Asociación Latino-Americana de la papa, Mérida, Venezuela. Ante una audiencia de casi 500 personas entre científicos y agricultores—según el cubano corrupto—“yo insulte” a los vendedores de semilla de papá de “Europa”. Cuando lancé mi primer “insulto” no me sorprendió observar cuando se levantaron los holandeses para abandonar la sala, pues lo mismo había ocurrido en dos similar ocasiones que presente conferencias magistrales de ALAP; Republica Dominicana (1992) y Brasil (1996). Lo que sí me sorprendió fue ver a Félix Manso el Jefe Máximo del Programa de Papa en Cuba levantarse y abandonar la sala con los holandeses. Preocupado de haber mencionado algo que hubiera hecho sentir mal a los cubanos, sin perder un segundo al terminar mi conferencia me dirigí a “mihemano”, Rafael Deroncelle, Jefe de la Estación de Papa “Liliana Dimitrova” en la Habana. Rafael estaba sentado adelante y no se había dado cuenta que su jefe abandonó la sala con los holandeses. Le pregunté su opinión sobre mi presentación y me respondió apuntando a la piel de su antebrazo: “mira chico yo soy negro y por eso no tengo vellos en la piel pero si los tuviera, chico, se me habrían levantado en puntas del tremendo orgullo que sentí de ser cubano con todo lo que tu dijiste”. Pero Félix Manso organizo una efectiva campaña en contra de mi conferencia. Y casi todos mis compañeros me criticaron; el que menos me reprocho dijo: “estaba bien con haberlo dicho una ves pero tres veces, te pasaste”.

Dos colegas, sin embargo, fueron incondicionales en darme su apoyo. Jamás olvidare las palabras que me repetía mi broder Venezolano, Rafael Pernilla, “doctor, cuando el perro se rasca, es porque le pica”. Y como olvidar la constancia por escrito que dejo mí hermano del alma, Armando Águila, al presidente de nuestra asociación. “Señor Eduardo Alfaro Ross, Presidente ALAP, Cochamamba – Bolivia. De mi más alta consideración…  Finalmente, no podría concluir este escrito sin referirme específicamente a la intervención del Dr. Noel Pallais en el día de ayer. Creo compartir con muchos de los presentes en el sentido que hay formas y formas de decir las cosas y en eso, nuestro amigo Noel, no cabe dudas se dejo arrastrar por la pasión con la que defiende sus ideas, pero sin el animo de la ofensa y, además, convencido de hacerlo en el lugar y momento adecuados. Sin embargo, el Dr. Pallais, en el fondo, solo ha planteado una ves mas, con envidiable valentía, una seria de inquietudes surgidas y/o recogidas en su fructífera trayectoria papera, que se relaciona con el sueño latinoamericano, que, a lo mejor, es solo eso, un sueño. Armando Aguila Carrasco, ANASAC, Chile.”

Pero la conspiración de Manso no se podía quedar así no más y se me ocurrió una idea. Debido a los estatutos nuestra asociación debía elegir a un cubano para ser su próximo Presidente, pues la próxima reunión de ALAP 2000 se llevaría a  cabo en Cuba. En la delegación cubana que asistió a la conferencia de Mérida estaba la compañera Ana Estevez, Jefe de INAVIT; Institución que se dedica a la investigación básica en papa. De manera que, le pedí a mi asistenta Rosario Falcon que nominara a Ana cuando llegara el momento durante la reunión plenaria. A la hora de proponer candidatos cubanos para asumir la presidencia, Charo nomino a Ana, e ipso facto yo grite “second”, y acto seguido lo que parecía la sala entera levanto la mano en señal de aprobación. Ana estaba a punto de ser ratificada para Presidente por decisión unánime y escuchábamos: “la doctora Ana Ezteves, a la una, a las dos, y…”, cuando de pronto Rodrigo el delegado de Panamá anuncia, “yo nomino a Felix Manso”. Nadie se dio cuenta cuando Felix se fue hacia atrás de la sala y le pidió a Rodrigo que lo nominara.  Sorprendido el Presidente saliente Fernando Ezeta le pide a la concurrencia “second” para apoyar la candidatura de Manso. Lo cual es seguido por un silencio sepulcral que obviamente indicaba que  la decisión ya había sido tomada. Fernando siguió al silencio, “no hay second, a la una, a las dos…”, cuando de repente Ana levanta la mano y dice: ”second”. Pide la palabra un boliviano y se levanta diciendo: “lo siento Ana pero los estatutos de ALAP impiden a la persona nominada apoyar a otra nominación sin antes renunciar a su propia candidatura”. Y otra ves aquel trueno de silencio agonizante por un espacio infinito que habrá durado tres segundos. Y finalmente, la voz de Ana que dice, “renuncio a mi nominación”.

¿Adónde estaba Deroncelle? Él hubiera sin duda apoyado la candidatura de Felix y así evitado la vergonzosa renuncia de Ana. “Mihemano” estaba borracho en su cuarto pues cuando Manso se dio cuenta del apoyo incondicional que Rafael me había dado, se reunieron en privado y después Rafael no salió de su cuarto ni paro de beber licor. Sin embargo, apenas yo escuche la renuncia de Ana no me aguante, me levante y grite, “vergüenza, vergüenza, vergüenza, de manera que, ustedes los comunistas le tienen miedo a las mujeres, y yo que pensaba que ustedes eran progresistas, ahora veo que son los peores machistas de nuestro hemisferio.” Por supuesto que, Manso fue elegido Presidente de ALAP, y desde entonces yo jamás he vuelto a Cuba. Debí haber presumido que así no mas no se iba a quedar Felix; por supuesto que el también pensó en su venganza. Sucedió así, con fondos de mi proyecto de investigación yo había comprado de Chile por 2000 USD dos kilos de la variedad de semilla sexual mas apropiada para enviarla como donación a Cuba. Al mismo tiempo Felix envió a CIP-Lima una compañera para que aprendiera las técnicas de detección de la enfermedad viroide PSTVd de la papa, antes mencionada. Nos hicimos buenos amigos y recuerdo que en mi oficina lloro de orgullo ante mis palabras de admiración por Cuba. Sin embargo, después que la compañera regreso a Cuba nos avisaron que ella había encontrado que las ocho bolsas de semilla (250 g c.u.) estaban infestadas de PSTVd. Como quien dice, “Pallais agente de la CIA nos quiso enviar la terrible enfermedad que siempre sospechamos era su plan, y lo descubrimos.” Lo que Felix ignoraba es que: 1) la semilla había sido preparada por los técnicos del CIP en un laboratorio al que yo nunca entro y que yo jamás vi la semilla, y 2) que aun si mis colegas me hubieran visto contaminando la semilla y yo les digo que lo que están viendo no está sucediendo, sin dudas me lo hubieran creído.

Yo me sentí defraudado con mi institución (CIP) por no haber enérgicamente protestado ante tan grave acusación. En ese tiempo el responsable del CIP por la distribución de semilla era el doctor Oscar Hidalgo, y yo todavía no había ni imaginado que muy pronto yo asumiría su cargo. Oscar les pidió a los cubanos que le enviaran una muestra a lo cual se negaron. Yo exprese que no me hubiera quedado tranquilo con una acusación que empañaba la hasta entonces (Video-Link) pulcra imagen del CIP en cuanto a la seriedad con la que manejamos los recursos genéticos del mundo. Si yo hubiera sido el responsable hubiera enviado a nuestro más eminente patólogo a Cuba inmediatamente para in situ investigar la semilla en cuestión, y le hubiera pedido que trajera una muestra a Lima para estudiar a fondo el problema. Desde entonces para mí quedo claro que el CIP ya no tomaba en serio su responsabilidad sobre los recursos genéticos bajo su confianza. En cuanto a Felix, no se salió con la suya—su intención era que me botaran. Y cuando al poco tiempo me nombraron Jefe la Unidad de Semilla Felix tuvo que pedirme material que necesitaba. Por supuesto que con mucha educación e ironía me le puse a sus órdenes. Los holandeses y Felix si lograron exterminar las posibilidades de la semilla sexual en Cuba. No creo que para siempre. Esta batalla la ganaron los piratas holandeses y la perdió Cuba. Lo que sí me quedo claro es que también se cuecen habas en Cuba. De plano, que los principios no cuentan y lo que único que forja la Edad es el individuo. Desafortunadamente, los malos son como la nata de la leche y casi siempre terminan arriba.

Noël Pallais Checa, PhD

On how I did not become a KGB operative

Posted in Uncategorized with tags , , , on March 26, 2011 by Parrhesia

Temptations of Vladimir Saramazov

Not too long before the Berlin wall was meant to fall, the KGB—Vladimir Saramazov, to be precise—tried to enlist me. The CIA could have never been that dumb. No wonder they lost the cold war. This story is about how Vladimir really tried and how I declined. The events depicted here lasted a total of about eight hours and occurred in two subsequent evening sessions.

Not too long after my divorce, I was surprised by an invitation from the Cuban Embassy in Lima Peru, to celebrate 30 years of Fidel Castro’s Revolution. There was no rhyme or reason for them to invite me. I was not smart enough to suspect a hidden agenda, in fact, I was almost proud they invited me. My vanity set me up for an interesting experience.

I went to the Cuban Embassy; but upon entering the reception hall I felt a most uncomfortable sensation of being in the wrong place. I was in the right place all right and I was dressed properly: But the endless hall was filled with too many strange people—almost standing still—all of them with a glass in their hands. Worse, they were mostly men wearing multicolored military uniforms. It was too late to turn around so I switched off my apprehension, and turned on my gregarious mode. For about one hour I smiled as I wondered among hoards people as if purposefully mingling and pretending to be interested in their conversation, and then I surreptitiously scooted out of there.

I had no idea Vladimir had then made his first contact with me until I found his card many months after the events in which he tried to enlist me. It was a cool and bone-damp evening—a typical Lima winter night—when Vlad called me about two months after the celebration at the embassy. I was hunched over my desk focused on my work beside a warm fireplace. Only the sparks bursting under the screen over the mahogany floor would sometimes distract me. After my divorce, endless empty spaces remained in the living room that was joined in a right angle with a large dining room. I had discovered the lack of things and noiselessness helped me concentrate. The waves of my favorite Lima FM radio station filled the still air of my rented house. It was more than quaint; two floors and five-bedrooms with a small garden in front and large garden in back and two large trees in each. It also had a two-car garage and that week there were two cars in it because I was trying to sell my car and I was renting the other. Behind the inside garden in a moderately spacious cottage lived my two household assistants, Nicolasa and her brother Tomas. They were true blue Inca blood from the Sacred Valley in Cuzco. Tall and proud royalty, and yet they took care of my commoner needs as if I were the king. At night they would leave me alone to humble myself by attempting to understand Nature. That was the nature of my work.

I had been concentrating for an hour when the phone screamed and nearly jolted me over my desk. I get very few calls; mostly only when somebody gets married or dies. I hear the voice of a man with a strange Spanish accent trying to greet me. I quickly interrupt him proposing we speak English. To my surprise he responds, “prefiero español”. So I retort, “Bon soir monsieur”, but again, “prefiero español”. I did not speak any more languages so I conceded and he greeted me with his broken Spanish. “Good evening Doctor, my name is Vladimir Saramazov, and I am the Cultural Attaché to the USSR Embassy and, the Soviet Union is very interested in your work”.

You can’t imagine the intoxicating effect caused by his pitch. It was heaven to the ears of a scientist like me working on a new green revolution that few understood. I had been fighting seven years for respect from my peers who considered my ideas as dreams and borderline insane. For a second, I felt the humongous landmass of the Soviet Union expanding inside the Ego of my chest. But before the second-second had elapsed the voice of reason screamed into my brain “yeah right!”

Right away I wanted to cut the crap, but I was too curious. He suggested meeting at a restaurant to have a cup of coffee or something. But I was not that curious, and I invited Vladimir to come to my office at the International Potato Center (CIP) where I “worked” (actually, I have never worked a day in my life, I have always been paid for what I would have paid to do, and they called it “work”). But Valdimir declined saying he would feel uneasy since we worked “for the enemy of the North”. He had his facts wrong—which made it more interesting—it was true that about 25% of our budget was derived from USAID; but it was also true we collaborated with Iraq, Iran, North Korea and Cuba. I was intrigued so I proposed a compromise and he agreed to meet me at my house on the following day, at 7 pm.

The next day I shared Vlad’s weird approach with my good friend Professor Carlos Ochoa, and CIP Directors Peter Gregory and Jose Valle-Riestra. The latter told me to tell Vladimir that CIP was at the service of the USSR as it was for every other country in the world. Peter told me of his experience with a KGB agent and he was supportive of my decision not to meet Vlad at some shady restaurant. But Carlos was most enlightening about what I needed to watch for. He was very familiar with potato research in the USSR. Carlos warned me: “They will enter your house without knocking if they can, and they will search every room and even walk into your bedroom if they find it unlocked until they find you. They will seek your weakness and use it to extort your allegiance to the USSR. If you let them, they will shower you with pleasures, money and/or women, whatever it takes to win you. And if you accept, they might not ask for your services for quite some time. But sooner or later you will pay for whatever they gave you.”

So I was ready for Vladimir with a can of a special fish delicacy from Finland, fancy crackers, and a bottle of Stolichnaya (green label) in the freezer. I also piled an inordinate amount of scientific literature over my desk, and conspicuously placed in the small bookshelf behind me a few books that Vladimir might find interesting, such as, The Private Life of Karl Marx. The scene was set, and sure enough at about five minutes before 7 pm, the doorbell rings and it had to be Vladimir. I opened the door and to my astonishment I could not see anything. There was no light coming in from the street. I had forgotten what Carlos told me, I was expecting to see Vladimir standing by the door which is the entrance to the front garden. And Vladimir was standing about 1 cm from the main door and he was the same the size as the door. Perhaps, he was trying to pick the lock; indeed, Vladimir was a Bear of gargantuan proportions. I will never forget when he shook my hand and I felt the size of his humongous fingers strangling my hand. It was obvious that Vlad could not hold a test tube to save his life.

As I am leading Vlad into the living room and before we sit down I am belting him with my prepared surreptitiously deceitful “cut the BS speech” greeting. Which went something like this: “Vlad, before we sit down [by the warm fireplace], I want you to know that as a Nicaraguan your presence in my house is my honor, and with great pleasure I take this opportunity to thank you, in the name of my country for the help given by the USSR to our revolution”. We sit down and he pulls out half bottle of Stolichnaya (red label) from his briefcase. I asked him to please keep his bottle, and I call Nicolasa, who was ready to bring the frozen vodka bottle in a bucket of ice, and she comes in with Tomas bringing the fish and crackers. I add: “thank you Vladimir, but in my house you will drink my liquor, please”.

Before I allow him to say one word, I give him my historic understanding of Napoleon and Hitler’s invasion and their [USSR] understandable paranoia, exemplified by their decision to continue the occupation of their neighboring nations after WWII. When I end, Vladimir lifts his vodka glass and with great effervescence says together with his unforgettable Russian accent, “todo lo sabes, Noël, todo lo sabes” [you know everything…]. At which point, I decide to cut the small talk and I switched gears fast. I looked at Vlad straight in the eye and asked him, “OK, so what about my work and the interest of the USSR, in it”.

I could not believe my ears when he started telling me that the USSR has severe problems with a fungus called “potato blight”, the same pathogen responsible for the potato famine that drove the Irish to USA. Carlos had told me the rest of the world wished the USSR were not so selfish since they are the most knowledgeable on the subject and refused to share it with the rest of world. Carlos had tried in vain to have them share with CIP their superior knowledge of this disease, so we could use it to help developing countries. Thus, Vladimir had blown his cover story for contacting me. And I realized that my two-second reaction was wiser than my preceding Ego expansion when I first heard him tell me of the USSR interest in my work. Vladimir was probably a lazy KGB agent. It was obvious that he had not done his homework on me.

Vladimir had incorrectly assumed I was a KGB operative shoe-in.  I decide to cut off Vlad’s pitiful pitch before it went any further, and I said: “Vladimir, please, as you can see [pointing at my desk] I am a very busy. First of all, I am physiologist not a pathologist, which means that I am not an expert in potato diseases. So, spill it out, what do you all want from me?” Vlad had been deceived by my introduction speech and he assumed we shared political views, so he starts by remaining me that my brother gave his life for the Sandinista Revolution, with which the USSR waged war on “our common enemy, the USA”.  He went on about how my sister had infiltrated the CIA while working for the Sandinistas with funding and supervision from the KGB. Both claims are false, but I was not about to explain to Vladimir nor will I here expound on this. I only told Vlad I doubted my sister had infiltrated the CIA and that it was probably done the other way around; but I went no further.

Then, I asked Vlad if he knew how to read lips a few times before he understood my question and answered “no”. So I continued: “I am going to teach you how to read lips” following with my exaggerated silent vocal <<NO>> two or three times, I repeated “that means, NO”. I followed my lesson by telling him that I was an anarchist. I pointed at one of my well placed books, “The Life of Karl Marx”; and I added, “I am not impressed with his life; it’s obvious that Karl was a very bourgeois kraut”. And I ended with: “Frankly Vlad, I think all of you who live in countries that must cut wood in August are Imperialists, USA, USSR, Holland, etc. etc., I distrust all of you”.

I enjoyed his frank expression when I jokingly switched by suggesting that since we both had been born after it all happened, obviously one of us had been told the wrong story so why not join forces and find out the truth. He seemed to take the point, but I was fooled again into thinking I might have made a friend from behind the “iron curtain”. If that had been the case I might remember the chat that followed the denouement of his first pitch. I only remember he suddenly stopped our “small talk” and using a different tone said, “Noel, but tell me, what do you work for?” I suspected but pretended not to get the slant of his question so I frowned, and he adds, “for example, me, I work to provide a better life for my wife and three kids”. That got me going and succinctly I replied, “I work to eradicate hunger and misery. I had a wife and two kids but she would not let me work in peace so I got rid of her.” Of course, that was not entirely true.

Then, to address his point I asked him to look around and notice I had much more than I needed. I asked him to follow me to my garage and I showed him the two cars. Before we returned from our tour to the living room, I asked him to take a look at my liquor den; which had just been refilled as we enjoyed diplomatic privileges and bought such articles in bulk. Then we sat down by the fireside again and had more vodka.  But I was too turned on to my dramatic nerve and I stood up again.

This time I was to perform the second act of my welcome speech. It went something like this and adding the histrionics full blast: “Vladimir, listen please, when you walked into my house and I thanked you in the name of Nicaragua, I meant it like this. Imagine I am a small and weak person walking in the middle of a narrow dark and dangerous alley road, at night. I notice two enormous men walking towards me. But since one is walking on the left side of the walkway and the other on the right, I do not have to change my middle path. When the big man on my right is about to pass by me he decides to throw me a punch in the face and breaks my nose. And as he is about ready to hit me again, the big man on my left holds his arm and says, “NIET, pick on somebody your own size.”

And, Vladimir I don’t care which big man was on the right and which was on the left side of my path, because on the way back it they would have been reversed. Nonetheless, I think you would agree I have the right to curse the big man on my right, irrespective of who may be his parents or whether he believes in God or not. Similarly, I think it was proper for me to welcome you into my house by thanking your country, as if you had been the big man on my left, thank you for helping us protect my country, or my life, from the big man on my right. A curse is a curse, and thanks are just thanks. I did not ask or expect your kind protection, and if you meant to charge me for it you should have mentioned that first. Because the weak man I am talking about is not for sale at any price.

Again, I do not remember very much about how the two sessions totaling eight hours passed. I know we eat all the Finish fish and most of the fine crackers, and we almost finished to 75 cl bottle of green label Stolichnaya. We did discuss about the differences between red and green label. But we mostly delved into history and culture. For the second time it seemed again like maybe now we could become friends, in spite of the reason he was sent or decided to meet me. But he blew it again and this was his third and last time.

With a somberly or serious tone, but different for sure, he again interrupts whatever topic we were on and he says; “Noel, the Soviet Union (I thought to myself, “there he goes again” and thus, my Ego stayed cool) wants you to recuperate political power in Nicaragua”. After watching me move, scream, drink, eat, and joke telling; here was Vlad telling me essentially this, “OK, you do not bite politics and money, but you have to bite power”. I jumped back with my seat and then motionless I looked at Vlad straight in the eyes, right before I let him have it, like this: “Vladimir, Vladimir, I must be the worse teacher of lip reading you ever met. I could not even teach you how to read the first word one needs to read with eyes, NO! Let me describe to you where the essence of my ambition lies. This is my dream. Imagine a public bathroom for men with about twenty cubicles in a row, so when you walk in all you see is a bunch of underwear rolled over men’s ankles and a pair of shoes. I am one of those fellows taking a crap, and two others are having a conversation about what class would be good to take next semester. And I hear one of them recommending my class. That is it Vladimir. That is my dream. I do not dream about anything else.”

That was it, he got up and as he picked up the pile of scientific literature about potatoes and our work that I had brought for him, he said, “I am not working anymore Noel, and I am leaving now. Thank you.” He shook my hand and walked right out of my house. My cousin Victor rang my door bell a couple of minutes later and told me he saw this strange looking big man, walking away fast and looking to left, right and back as if being followed. The next day I told the story to one of my directors and he said, “Noel, your story sounds like somebody from the CIA was testing your allegiance, more than some dumb KGB agent”. I admit his comments quickly planted the seed of doubt where before was unadulterated certainty. Less than six months later, however, I am doing the same thing I was doing when Vlad first called and a flash comes on my FM station announcing the deportation of Vladimir Saramazov for the crime of spy solicitation in a local high school. I guess after knocking his head with my wall he decided to lower his sights, but even then Vladimir did get not very far in Peru.

Noël Pallais Checa, PhD

Sinónimos peligrosos: Natural y artificial igual a bueno y malo

Posted in Uncategorized with tags , on March 22, 2011 by Parrhesia

Glutamato Monosódico

Todo lo que existe en el universo está compuesto de materia o radiación y desde el descubrimiento que la materia está compuesta de átomos, y especialmente desde que Wohler, en 1828, sintetizó la substancia orgánica, urea, en realidad no existe base científica para establecer la distinción entre “artificial “y “natural”.  Sin embargo, usando el léxico popular casi todos estamos totalmente convencidos que la comida derivada de productos “naturales” es buena y que el consumo de comidas y aditivos “artificiales” es malo.  Cualquier ingrediente o constituyente obtenido de un animal o una planta es considerado como “natural”, y es necesario tener mucho cuidado con generalizar demasiado al respecto.

Por ejemplo, la mortal toxina (Botox) que produce la bacteria Botulinum y el veneno de cobra son productos “100% naturales”. Aunque esto parezca obvio las campañas publicitarias nos tienen peligrosamente confundidos en este sentido. Un claro ejemplo del peligro que encierra la perniciosa tendencia de simplificar lo “bueno” y lo “malo” con el sinónimo respectivo de “natural” y “artificial” es el popular “nuevo secreto” (descubierto en 1977) de la cocina, el glutamato mono sódico (MSG). La información ampliamente divulgada por personas que trabajan para Ajinomoto, Inc. — se limita a referirse al argumento que el principal componente de MSG, acido glutámico, es procesado “naturalmente” por bacterias y es idéntico al acido glutámico que se encuentra en comidas naturales no adulteradas y en el cuerpo humano (“natural”). Y que por consiguiente ambos son metabolizados de manera igual por el cuerpo humano.

La realidad es que existen varias medio verdades “o mentiras descaradas” en esta campaña que la industria del MSG ha usado muy efectivamente para defenderse de las acusaciones que relacionan el consumo de MSG con el asma, derrames, migrañas, daños en el cerebro, desordenes de aprendizaje, problemas endocrinales, enfermedades relacionadas con el sistema nervioso, Parkinson, epilepsia, esquizofrenia, ansiedad, depresión, ALS y Alzheimer, entre otras enfermedades de moda. El cianuro por ejemplo, es un componente natural de la yuca y el acido clorhídrico es esencial para el funcionamiento del estomago humano. Sin embargo,  no vamos a encontrar cianuro como aditivo de la comida y a nadie se le ocurre ingerir acido clorhídrico.

Glutamato Monosódico

En efecto, el acido glutámico (AG) es el principal componente de MSG, y es obtenido a través de la fermentación de proteínas—usualmente derivadas de la caña de azúcar—en un medio de nutrientes naturales a través de incorporación y multiplicación de bacterias específicas—usualmente con bacterias transgénicas por ser mucho más eficientes—que excretan AG afuera de sus membranas. El AG es separado del cultivo fermentado por medio de procesos de filtración, concentración, acidificación y cristalización. Finalmente con la incorporación de sodio es convertido en MSG. Estos procesos están descritos en detalle en las enciclopedias nutricionales. Pero el acido glutámico “natural” que se encuentra en el cuerpo humano y en comidas no procesadas está compuesto del amino acido L-AG, y de nada más. Mientras que el acido glutámico “procesado naturalmente por bacterias” está compuesto del amino ácido L-AG, además de las siguientes impurezas, D-AG, ácido pyro-glutámico, mono y di-cloro propanol (reconocidos carcinogénicos), hetero-cycliminas y péptidos, entre otros. Las consecuencias de las interacciones entre estos químicos en el metabolismo humano son desconocidas, y por ende el consumir MSG es un riesgo que debe ser difundido entre la población.

Para reducir la preocupación de los consumidores, los vendedores de MSG nos tienen convencidos que un poco de impurezas no puede hacer daño. Y en realidad, consumir un poco de cianuro generalmente no hace daño y por ende no hay problema con el consumo humano de la yuca. Aunque las yucas africanas contienen niveles tóxicos de cianuro y por eso se consumen después de su debido procesamiento en harina de yuca. Pero los niveles de tolerancia en los seres humanos han sido debidamente bien estudiados para estos casos específicos. Por ende sabemos, por ejemplo, que es importante evitar consumir la papa verdeada por la luz porque esto incrementa el contenido de solanina (veneno muy parecido a la estricnina) a niveles peligrosamente tóxicos. Existe un caso documentado de envenenamiento debido al consumo de una torta de huevo con brotes de papa verdeada. La manzana contiene acetona e isopropanol, y la semilla de la manzana contiene peligrosas cantidades de cianuro. De manera que, el significado del concepto “químico toxico” es independiente de su naturaleza procesada o natural; y es necesario incluir la dosis del componente debidamente identificado y el contexto apropiado para que tenga sentido. Por ejemplo, el residuo minúsculo de mantequilla de maní en un cuchillo que había sido lavado fue lo suficiente para matar a un niño que era alérgico al maní.

Otra preocupación que existe relacionada al consumo de MSG es la posibilidad de un desbalance de los aminos ácidos en el metabolismo humano debido al consumo excesivo del amino ácido “no esencial”, ácido glutámico. Ocho aminos ácidos esenciales constituyen la base esencial para la formación de la proteína en el cuerpo humano. Cada amino acido espera en los ríos de sangre que contienen su transporte especialmente diseñado en los intestinos para viajar a las partes del cuerpo que necesitan producir proteína. Si algún amino ácido, especialmente cuando no es esencial, se encuentra en una proporción inusualmente superior y su contenido excede a su necesidad de ser trasportado, es posible que no todos los aminos ácidos esenciales sean capaces de llegar a los puntos críticos del cuerpo.

En conclusión, desde 1977 el consumo de MSG constituye un nuevo riesgo desconocido que podría ser al menos parcialmente responsable por el incremento de enfermedades usualmente  adjudicas a su consumo. Los factores del riesgo son; 1) las tolerancias a las diferentes impurezas que contiene el producto procesado no han sido debidamente estudiadas en los humanos, 2) la dosis del componente activo (acido glutámico) podría causar desbalances proteicos por ausencia de esenciales amino ácidos, 3) las reacciones en personas alérgicas son sutiles y podrían estar relacionadas con la mayor incidencia de algunas enfermedades.

Ahora bien, es fácil cocinar bien agregándole una cucharadita de Ajinomoto a cualquier plato, y por ende, comprendo si después de esta lectura nadie decide evitar el consumo de MSG. Es más, uno de mis mejores amigos después de escuchar este argumento me confesó que su receta preferida de ayer, hoy y siempre, está basa en salsa de tomate y bastante Ajinomoto como su único ingrediente secreto. Sin embargo, divulgar esta información para conocimiento de las personas que no desean tomar riesgos innecesarios me pareció importante. Evitar el consumo de MSG podría ser al menos considerado como una alternativa medicinal—totalmente gratis— para todas aquellas personas aquejadas por alguna enfermedad, sobre la cual dudan estar padeciendo por consecuencia de una supuesta “decisión de Dios”. No vaya a ser que varias de las enfermedades de moda terminen explicándose por una simple susceptibilidad especifica al consumo excesivo de acido glutámico, o de algunas de sus impurezas.

Noël Pallais Checa

Follow

Get every new post delivered to your Inbox.